domingo, 29 de abril de 2007

PARTICIPAR EN LAS ELECCIONES

Los resultados de la primera vuelta de las elecciones a la presidencia de la República Francesa arrojan una cifra de participación altísima: casi un 85%, la más alta de los últimos cincuenta años. Eso significa que nuestros vecinos galos han acudido masivamente a las urnas para elegir a su próximo presidente. Según las cifras del Ministerio del Interior francés el ganador es el conservador Nicolás Sarkozy, con un 30,49% de los votos, seguido de la socialista Ségolène Royal, con el 25,03%. Quedan fuera de la siguiente ronda el candidato centrista François Bayrou, con un 18,35% y el ultraderechista Jean-Marie Le Pen, con un 11,20%. Se confirma así que la tasa de participación de los votantes en Francia ha sido la más elevada en la historia de la V República -constituida en 1958 por Charles de Gaulle, cuyas primeras elecciones a dos vueltas, tal y como hoy se realizan en el país galo, se celebraron en el 62-, alcanzando el 85%. Con estos datos, la participación de los votantes, insisto masiva e histórica, podría ser consecuencia de dos factores decisivos: por un lado alejar el fantasma que ya se presentó en las pasadas elecciones de 2002, cuando la sorpresa fue que el candidato ultraderechista Jean-Marie Le Pen fue el segundo más votado y disputó la presidencia a Chirac. Por otro, el hacer caso (a la vista está que ha sido la gran mayoría de los franceses) a los dictados de los que finalmente han sido los dos candidatos más votados: Sarkozy quién arengó diciendo que ”es muy importante que los franceses voten en grandes cantidades, en un gran momento para la democracia francesa”. Mientras que Royal insistió, el mismo dia de la votación que ”el pueblo francés sabe la importancia de esta votación, su seriedad y comparten el sentimiento de que estamos viviendo un día muy importante”.
Que los ciudadanos participen en las elecciones, es un hecho significativo e importante en una democracia, en la que el peor enemigo, desde mi punto de vista, es la apatía del ciudadano y la falta de participación en la única y decisiva toma de posición que nos ofrece el derecho al voto.Ejercerlo es de suma importancia en todas las convocatorias. Sirva de recordatorio de cara a las próximas municipales y sigamos el ejemplo que, en este caso, nos han dado nuestros vecinos en la elección de los candidatos a president@ de la República Francesa.
Ojalá el 27 de mayo podamos comprobar y celebrar que que nuestro pueblo participa masivamente para elegir a quién será el o la próxim@ alcalde o alcaldesa de nuestra ciudad y de tantos pueblos y ciudades de España.

lunes, 23 de abril de 2007

Ausentes y presentes

En los actos que se suceden cada día, las ausencias y las presencias suelen ser siempre motivo de comentario. Unas más que otras, claro está. Las ausencias de los políticos suelen ser casi siempre, motivo de discusión. Hay quién habla de ellas en clave de falta de responsabilidad, a lo que puede responderse que lo que hay en realidad es falta de tiempo. Otros dicen que si hubiera que estar en todo lo que se organiza tendrían que estar clonados o tener el difícil don de la omnipresencia. No falta aquel o aquella que, senciallmente, no va porque no quiere. Y hay veces, también no pocas, donde quién organiza el acto, por la razón que sea, no invita a otros políticos, sencillamente para que no quiten protagonismo al convocante. Puedo asegurarles que hay ocasiones en las que es mejor que vayan pocos, e incluso que no fuera ninguno, porque si ustedes supieran la de codazos, empujones y búsqueda de huecos para salir en la foto a toda costa que emplean algunos de los componentes de algún grupo político del Ayuntamiento de Cabra (como supongo que harán los de otros de casi todos los sitios), terminarían por irse del lugar o por reirse a carcajadas de tamañas actuaciones.
El caso es que con más frecuencia de la que sería aceptable (si es que puede considerarse aceptable) hay representantes públicos que no están presentes en determinados actos. Será que no se les invita o que no quieren ir. O eso quiero pensar, que si no tendría que llegar a la conclusión en la que unos utilizan sus cargos en beneficio propio y para salir siempre en la foto, dejando atrás a otros, tan legítimos representantes como ellos. Y eso me parece cuando menos injusto, mostrando una falta de educación y corrección política de la que hace que los ciudadanos de a pie, comencemos a cansarnos de algunas actitudes de algunos políticos y políticas. Aunque claro, a punto de comenzar una campaña electoral decisiva para muchos candidatos, la que se avecina es "menúa".

domingo, 15 de abril de 2007

CABRA CIUDAD EDUCADORA, Consejera Martínez dixit...

La máxima responsable en materia de educación del Gobierno Andaluz, Cándida Martínez, a la sazón Consejera del Gobierno que preside Manuel Chaves, ha estado dia y medio en nuestra ciudad. Como aquella popular frase puesta en boca de un prelado, la Consejera dijo ”qué bien se está en Cabra” y me consta que aprovechó no sólo para visitar la sede de su partido sino que, además de la razón oficial de su visita (las jornadas Educación y República del Aguilar y Eslava), pudo compartir una cena familiar antes de alojarse en uno de nuestros establecimientos hoteleros. Vamos que fue un viaje de provecho en lo institucional, en lo político y en lo personal.
De lo que más me alegro es que por fín, junto a la Delegada Lola Alonso, hayan visitado el Aguilar y Eslava, para conocer realmente lo que supone nuestro centenario centro de enseñanza, su museo, su realidad material, sus necesidades y su dinamismo. Y se llevó una buena sorpresa que le agradó, a la vez que confirmó que las continuas demandas que se han hecho a la administración andaluza para la mejora del Instituto, no eran infundadas. Así que bienvenidos esos anunciados trabajos del Plan Mejor Escuela que supondrán, según indicó, una inversión de más de un millón y medio de euros. Que sumados a los cinco del Felipe Solís, son una buena noticia. Esperemos que se convierta pronto en realidad y no quede en promesas de esas que tardan en cumplirse. Y no puedo esconder mi satisfacción por las declaraciones que realizó y que me permito transcribir casi al pie de la letra: “Cabra tiene las bases para convertirse en una gran ciudad educadora, y son los propios municipios los que tienen que comprometerse con la educación para que la ciudadanía comprenda la importancia que se presta desde las instituciones”. Estas declaraciones en boca de la máxima responsable institucional andaluza de la materia, cobran importancia y desde luego, nuestro municipio tiene a gala haber apostado por ser una gran ciudad educadora a lo largo de mucho tiempo y espera seguir siéndolo en el futuro.
Con algo de sorpresa no exenta de alguna duda, también me causó gran alegría lo que dijo de la Escuela Universitaria de Enfermería. Dijo que apoya la iniciativa y que ”la creación de este tipo de centros depende de la propia universidad en el marco de sus posibilidades”. Menudo espaldarazo a lo que su compañero de partido en la Comisión de Educación del Parlamento, Rafael Sicilia, dijo que no. Esperemos que no sea una declaración electoralista pues lo bueno de todo ésto es que la Consejera de Educación, en Cabra, en la sede de su partido y junto a Loli Villatoro, ante los medios de comunicación y en definitiva ante el Pueblo de Cabra, ha dicho lo que dicho. Y eso vale mucho.
Le exigiremos que no quede en saco roto.

martes, 10 de abril de 2007

De la Pasión a la Gloria

A pesar del mal tiempo, del frío, de la tristeza de las cofradías que no pudieron realizar su estación de penitencia, la Semana Santa de Cabra contó con momentos espléndidos que, gracias al trabajo de las cofradías, hemos podido vivir. A estas alturas no podemos dejar pasar por alto la masiva participación y seguimiento de muchos ciudadanos en estas expresiones religiosas y tradicionales de nuestra ciudad. Como publicaba algún diario nacional, ”las procesiones, además de ser un compendio espectacular del arte sacro de los últimos cuatro siglos, remiten a una experiencia de la fe directa y emocional, cercana, a la vez desgarradora y esperanzada”. El hecho religioso que subyace en estas manifestaciones es evidente e incontestable. Nuestras procesiones transforman la ciudad durante ocho días y son muchos, muchísimos los ciudadanos que asisten, participan, se conmueven y presencian manifestaciones de esta celebración religiosa que llena las calles.
Me atrevo a afirmar que las cofradías son hoy uno de los más significativos instrumentos de vertebración social. Más que otras muchas organizaciones y sin desmerecer de ellas, las cofradías aglutinan el trabajo y la dedicación y son capaces de unir a personas de toda condición y sexo, de todas las edades y estratos en torno a una manifestación cargada de fe, historia, devoción y arte. Y en todo este recorrido por la pasión, al final hemos llegado a la gloria de la Resurreción, donde radica el misterio central de nuestra fe, de la que hoy, como un día lo fueron las mujeres lideradas por Magdalena, somos testigos ante un mundo al que le cuestra trabajo creer. Afirma el Cardenal de Sevilla: ”Como en Parsifal, la ópera de Wagner, al final se produce la adoración del Misterio. Es la respuesta al encantamiento ocasionado por la maravillosa grandeza que se ha contemplato y la esperanza de que florezcan las espinas de la corona. Por algo se quiso llamar, a este tiempo de Resurrección, PASCUA FLORIDA”.Ahora comienza la cuenta atrás: balances, recogida de enseres, limpieza y vuelta a la normalidad, preparación de nuevos proyectos y todo un año por delante para llegar a una nueva Semana Santa. Es el día a día de los cofrades, que sin dejar de ser hombres y mujeres con su realidad cotidiana, siguen al frente de esta aventura dichosa que transforma pueblos y ciudades maneniendo ese halo de espiritualidad sincera que solo es posible comprender desde la sencillez de una manifestación tan espléndida que surge del trabajo y de los afanes de cuántos siguen ”enganchados” en la faena . Sin vivir en la nostalgia del pasado, sin tener miedo al futuro y siempre haciendo posible un excepcional presente.
Feliz Pascua de Resurrección a tod@s.