lunes, 23 de julio de 2007

Las vacaciones y la política

Menudas vacaciones que puede uno permitirse en la Costa del Sol. Al final, los ahorros del invierno me han permitido estar unos días en la playa y vaya si da para noticias lo que pasa en los municipios más nombrados (y también en los más pequeños) de esta maravillosa costa andaluza.
Por poner un caso, hablo ahora del tema de los sueldos de los alcaldes y concejales, que no deja de ser una paradoja espeluznante del sistema democrático. Lo del Ayuntamiento de Mijas es un botón de muestra ¿o es un caso aislado?. Claro que los políticos tienen que percibir unos salarios dignos por desempeñar sus cargos, hasta ahí, totalmente de acuerdo. Y también aceptaría incluso que fueran algo más elevados de lo que se cobraría en otro trabajo para impedir que se caiga en la tentación de coger lo que no es de uno o aceptar lo que le regalen por tomar una u otra decisión.
Ahora bien eso de ponerse sueldos, por lo general bastante elevados, cuando la media de los curritos están en torno a los 20.000 euros al año, como mucho, me parece un despropósito que difícilmente podrán entender los ciudadan@s medios, que, al final, serán escépticos con el mundo de la política o ansiarán, ávidamente, poder formar parte de las listas con las que llegar a cobrar de los treinta y pico mil euros en adelante por ser concejal o alcalde de sus pueblos.
¡Ah!, se me olvidaba que, para colmo, las concejalas y alcaldesas cobran más que sus compañeras de sexo en otros trabajos pues, según la media, las mujeres cobran menos que los hombres. En todo menos en la política, claro.
http://www.elpais.com/articulo/economia/salario/aumenta/43/durante/primer/trimestre/elpepueco/20070615elpepueco_7/Tes