domingo, 29 de junio de 2008

LA SANIDAD PÚBLICA Y LOS INMIGRANTES


Dos estudios científicos presentados el martes revelan que la población inmigrante asentada en España utiliza el sistema nacional de salud menos que la población española. Los extranjeros hacen un uso menos frecuente de la Atención Primaria de manera preventiva y mucho menos frecuente aún de las consultas de especialistas (un 38,9%, frente a un 57,9% de españoles). En cambio, van más a Urgencias, aunque esto lo explican los expertos porque, si están trabajando, los inmigrantes suelen tener más problemas de horarios que los autóctonos.

Con expresiones así de contundentes, se encuentra uno en los medios de comunicación noticias relacionadas con los inmigrantes y la sanidad pública en Andalucía. El problema de fondo, que quizá no se vea en las noticias pero sí en el día a día, es que muchos de los inmigrantes que acuden al S.A.S. no siempre son trabajadores, inscritos o no en el sistema nacional de saluda; sino que en no pocas ocasiones, lo hacen sin estar dados de alta.

Se oye por ahí que de hecho, son cada vez más los extranjeros (en muchos casos jubilados) que vienen a Andalucía de vacaciones y que, de pronto, han de ser atendidos en los hospitales del S.A.S. Acostumbrados como están algunos a que en sus países de origen se les pida antes de entrar el seguro que tienen, ésto para ellos es una auténtica delicia. No solo los atienden sino que lo hacen rápido y a veces, sin tener que hacer ni colas ni listas de espera.

Y luego cuando se han ido y ya están recuperados, resulta que en el S.A.S. se ven negros para cobrar las facturas de las intervenciones o atenciones recibidas, puesto que no estaban asegurados.

Difícil tarea ésta de compaginar la atención sanitaria, que es uno de los derechos más importantes que gozamos en nuestra tierra; con la exigencia de asumir los costes a quién corresponda cuando se trate de personas no inscritas en el S.A.S. o cualquier otro sistema de salud público español.

Y lo que no es de recibo es que nadie cobre esas atenciones cuando para colmo, se ponen delante de los usuarios adscritos que tienen que esperar tanto tiempo para ser atendidos.

Dilemas de los estados de derecho.

sábado, 28 de junio de 2008

Patriotismo futbolero


Hoy por hoy, si no fuera por la selección española y sus triunfos, sería difícil ver a tanta gente sintiéndose orgullosos de su bandera, de su himno, de sus colores. Creo que, como han dicho algunos comentaristas en el alarde de españolismo que llevamos en las últimas semanas, el fútbol está aportando al estado una importantísima tasa de españolidad y de sentimiento patriótico o nacionalista en el que nadie se siente indiferente al mostrarlo con tanta contundencia y alegría.

En medio de esta euforia nacional, viene el parlamento vasco y aprueba una propuesta soberanista para las tierras de Euskalerría, que parece que no prosperará y quedará relegada al mismo lugar que el fracasado Plan Ibarretxe. Una segunda intentona del lehendakari que pretende en realidad, un referendum sobre el independentismo vasco para 2010. Y ciertamente, no me parece contundente, aunque sea legítima, que una votación con un voto de diferencia sea la que necesita un planteamiento de esta envergadura.

Mientras, planea sobre el territorio español, la sensación de que España, toda y una, se va a enseñorear por Europa si consigue la victoria sobre Alemania. Y si no, habrá conseguido ser una magnífica selección, que ha sido capaz de cambiar la historia y el mito de no pasar de cuartos, para consolidar una imagen nacional sin precedentes. La "roja" ha conseguido hacer más patria que todos los intentos de unos y otros por mantener a este territorio bajo una misma bandera.