miércoles, 2 de marzo de 2011

Algunas ideas con corazón.

Soy de los que piensan que cuando se está en primera línea de algo, siempre es más difícil tomar decisiones y sobre todo, intentar explicarlas a los demás. Máxime si los que estamos a la expectativa de lo que nos digan, tenemos un ojo crítico que no quiere perderse nada.

Teniendo en cuenta que estamos en plena pre-campaña, todo lo que se diga hay que ponerlo en cuarentena, sobre todo por parte de quiénes ostentan el poder y nos representan con sus mayorías.

Los mensajes que se lancen a partir de ahora, deberán acogerse con cautela y esperando matices. Apuntando promesas y comprobando si se ha cumplido lo prometido.

Aún así, creo que es de alabar la decisión de participar en un proyecto político de carácter local, máxime en los tiempos que corren. Así que vaya mi aplauso para quiénes dan el paso al frente y ponen sus caras en las listas para las elecciones, sabiendo lo que les espera después.

Hay que valorar de manera adecuada la importancia de participar en la política, especialmente en la local, que sigue siendo la “cenicienta” del sistema democrático español.

Aunque es verdad que tendremos que asistir a que las maquinarias de los partidos y sus representantes intenten cubrir el expediente y prometan, culminen o empiecen, los grandes proyectos que anunciaban o albergan para poder continuar en los gobiernos.

Mi cautela se hace algo mayor cuando sigo escuchando balances triunfalistas y veo que los resultados no son los esperados, ni los prometidos.

Y del dinero, del que sale de nuestros impuestos, prefiero no entrar en detalle, pero si he de decir que cuando se trabaja en crisis y se cuenta con una cantidad nunca alcanzada antes para realizar proyectos, la historia es distinta. Y quizá no pueda compararse objetivamente con quiénes no contaron con esos fondos que han llegado ahora desde fuera para potenciar las realidades municipales.

Pero ojo, no seamos demasiado críticos con quiénes salen en las fotos. Seámoslo con sus proyectos, con sus programas, con sus capacidades y sobre todo, con la posibilidad de que puedan hacer lo mejor por su pueblo. Un pueblo que habrá de elegir, de nuevo, muy pronto.

Nos espera un recorrido de fondo y luego "spring" final hasta el 22 de mayo. Y mientras tanto, tendremos que soportar el machaqueo de quiénes aspiran a repetir gobiernos en los Ayuntamientos y a escuchar las promesas de quiénes aspiran a gobernarlos; sabiendo que esa, la municipal, es la política más dura y la que cuenta con menos apoyos en la descentralización recogida en la Constitución del 78.

¡Qué asignatura pendiente más difícil de aprobar!. Ni unos ni otros quieren ponerse a resolver el verdadero problema de la financiación y autonomía real de los municipios y eso si que es criticable y exigible.

Pero bueno, esa es cuestión de otro momento, que ya son demasiadas ideas y corazón las que van en mi “entrelíneas” de hoy.