martes, 2 de diciembre de 2014

Definiciones

He de admitir que, últimamente, me he acostumbrado a mirar el Diccionario con asiduidad. Bien es verdad que, en no pocas ocasiones, lo hacía para jugar a un divertido pasatiempo que aprovechaba en familia o con amigos y por el que intentábamos describir palabras poco usuales y casi desconocidas. La definición de la palabra elegida en el Diccionario de la Real Academia se escribía en un papel junto a las otras definiciones que poníamos los participantes. La que más votos se llevaba ganaba, fuera o no la correcta, y tras cada partida se leía para contrastar con el ingenio de los participantes en este divertido entretenimiento para los días de brasero y lluvia. Ahora, como decía, me gusta mirar el Diccionario con la comodidad añadida de poder hacerlo en la edición en papel o en el enlace de la RAE en internet. Y lo hago casi por rutina y por divertimento, aunque también para conocer mejor aquellas definiciones que, no siempre, solemos usar correctamente cuando escribimos o hablamos. 

Y hablando de escribir, hace algunos meses que no he escrito por aquí. No crean que no lo he hecho por pereza o por tener menos tiempo libre, aunque ciertamente puede que ambas razones influyan también. He estado terminando un proyecto en el que llevaba tiempo inmerso y que, finalmente, está concluido, a punto de convertirse en un libro. Sí, he estado escribiendo y lo he hecho en el sentido más exacto de la definición que de la palabra escribir nos da el DRAE: Representar las palabras o las ideas con letras u otros signos trazados en papel u otra superficie.

Es lo que he hecho, literalmente, representar las ideas que tenía con letras sobre un papel. Y en los próximos días, casi sin dar crédito a que pueda ser cierto, tendré en mis manos un libro conformado con esos pliegos sueltos escritos a mano y luego pasados al ordenador. Corregidos y montados en hojas blancas, llenan las poco más de trescientas páginas de La tercera tabla. Una aventura novelada en la que espero que disfruten tanto como yo lo he hecho al escribirla. Donde la historia y la leyenda se dan la mano recorriendo varios períodos de tiempo y personajes relacionados con este lugar donde vivo y disfruto haciéndolo. 

Espero que si llega a sus manos este título La tercera tabla. Una historia entre leyendas, puedan terminar sus páginas y encontrar ameno el relato y su forma de componerlo que, en definitiva es lo que ha supuesto esa acción de escribir, en la que he ocupado algunos ratos de ocio y nocturnidad. Y lo que he intentado hacer es novelar, que según define el DRAE es referir un suceso con forma o apariencia de novela. Y aunque en La tercera tabla hay más de un suceso, espero haber conseguido el objetivo. 

Si les apetece, la presentará el profesor de Historia del Arte, mi buen amigo José Manuel Jiménez Migueles, el próximo jueves 11 de diciembre de 2014 a las 20:30h en el patio de cristales del Aguilar y Eslava. 

Luego, si la leen, ya me dirán. 

sábado, 23 de agosto de 2014

Desde los Puertos de Cabra ...

Desde los Puertos de Cabra ...

... que también son las Cumbres de Carteya.


Al ascender por la carretera del Puerto, se pueden ver magníficos paisajes de Nueva Carteya, con la imagen de la población al fondo, que se va haciendo pequeña conforme se va subiendo el puerto.Y se llega a lo más alto, a la cumbre. Entonces comenzamos a descender y cambia radicalmente el paisaje. 

Dejamos la Campiña y algunas de las tierras albarizas, para contemplar las imponentes vistas de las Sierras Subbéticas. Sobre los bosques de olivares, destaca la Sierra de Cabra, con su Picacho que se yergue como esfinge imponente de las montañas calizas.

Y en el recuerdo, las idas y venidas a la feria de Nueva Carteya en aquellos junios de la adolescencia ....

Y los versos de Federico.

. compadre, vengo sangrando,
desde los Puertos de Cabra... 
















martes, 15 de julio de 2014

IN MEMORIAM EUSEBIO MURIEL LUQUE

"Queden ustedes con Dios..."

Se despedía así cada jueves de los televidentes de Atalaya Televisión, con esa frase popular y entrañable que acuñó en sus programas. Lo escuchamos en pregones, fiestas de barrio, retransmisiones de la Virgen de la Sierra, del Corpus, de Toros y de la Semana Santa, entre otros muchos eventos que compartió con los egabrenses desde su ventana en la televisión local ATV. 

No faltaba a las citas que la fundación de la que era patrono y miembro de sangre, Pasión y Cofradías, organizaba cada año y aquí sí que mostraba esa faceta personal que a fuerza de años consiguió que se le viera: pasar inadvertido, a sabiendas que estaba detrás de todo.

Compartí con él momentos intensos en diferentes fechas del año y especialmente recuerdo con todo cariño la retransmisión de la Coronación de la Virgen de la Sierra en la que disfruté gracias a que me llamara para estar con él detrás de las cámaras en tan destacado momento de la historia de la devoción egabrense a la Divina Serrana. 

Fue leal, servicial, apasionado y sincero. No tenía medias tintas y siempre iba por derecho, ofreciendo una humildad que le granjeó el reconocimiento de propios y extraños que conocían que en ATV era, sobre todo, la voz que acompañaba al sonido de la Semana Santa de Cabra.

Se dedicó con ahinco a lo que más le gustaba y propició la participación de muchas personas en aquellos "set" improvisados que montaba la televisión local para las fiestas y acontecimientos importantes en los que, de una u otra forma, siempre estuvo presente. Nos enseñó reportajes de unos y otros lugares, de unos y otros artesanos, de unos y otros eventos. 

Disfrutó de lo que hacía y lo hacía entregado, con la dedicación de un apasionado que gustaba de las cosas de su pueblo, las buenas, las mejores y también aquellas que no lo eran tanto pero que él, con sus palabras, solía dulcificar buscando siempre lo positivo y el punto de mejora necesario para cambiarlas. 

Hoy, en esta víspera de la Virgen del Carmen, en la distancia y cerca del mar, me entero de su muerte. Los últimos meses fueron duros para él y su familia y en sus horas más duras, supo afrontarlos con entereza y tesón, imbuido del espíritu calasancio del que tan orgulloso se sentía y de la cercanía de sus devociones marianas, Sierra y Soledad. 

Hoy le han llamado a otra existencia en la que seguro encontrará todo aquello que supo pregonar en su vida terrena. Se nos ha ido físicamente un buen hombre y quedará para siempre su recuerdo, su manera de ver y de decir las cosas que pasaban en nuestro pueblo y que desde su Atalaya de Televisión ofrecía con sus atinados comentarios, con sus escogidos versos y con sus simpáticas retransmisiones. 

Te echaremos de menos en lo físico pero te tendremos siempre presente cuando visionemos alguna de las numerosísimas grabaciones con las que nos recreamos en la belleza de nuestra Semana Santa y al escuchar tu voz, constante y familiar, te brindaremos un homenaje perenne hacia tu buen hacer y tu entrañable amistad de la que todos, unos más y otros menos, tuvimos la fortuna de compartir. 

Me uno al pesar de los medios locales, de la gran familia cofrade egabrense, y de la fundación Pasión y Cofradías, transmitiendo mi pésame a tus familiares más cercanos, especialmente a tu esposa e hijos y a tus íntimos amigos, sabiendo que todo el pueblo siente tu tránsito hoy que tu muerte nos separa del contacto físico y la cercanía de tu presencia. 

Hasta siempre, amigo, cofrade, pregonero. Hasta pronto, compañero. 

Descansa en paz, Eusebio.

martes, 13 de mayo de 2014

La presencia de la mujer en los consejos de administración de las empresas españolas. 

La Ley de Igualdad de marzo de 2007 contemplaba en su artículo 75 en relación con la disposición adicional primera que la presencia de mujeres en los consejos de administración, sería EQUILIBRADA, entendiendo por tal, que no hubiera más del 60% de un sexo ni menos del 40% del otro.

Lejos de cumplirse esta normativa, cuando falta poco menos de un año para el plazo que la misma Ley establecía, hoy solo el 12,19% de las empresas contempladas en el artículo visto, presentan un consejo de administración con más de 40% de mujeres. Si además buscamos el dato en las sociedades mercantiles obligadas a tener Plan de Igualdad, solo el 10,41% tienen más de 40% de mujeres; y en el conjunto de las mercantiles españolas el porcentaje se eleva al 26,32%.

A estos datos, según el último estudio publicado en febrero de 2014 por INFORMA[1], se une el hecho que son empresas radicadas en el Norte las que cumplen en mayor medida con la norma, frente a las establecidas en el Sur, con importantes diferencias según el sector de que se trate. Al tiempo vemos cómo son las empresas de mayor tamaño las que menos mujeres incorporan a sus consejos, frente a las pequeñas que suelen tener más presencia femenina. El dato se completa con que solo un 15,68% del total de cargos directivos,  son ocupados por mujeres como presidentas.

Para que pueda haber mujeres en los cargos directivos creemos que es fundamental que tengan presencia previa en los consejos y en los órganos donde se eligen a sus máximos responsables, con lo que tendríamos que plantear como un serio problema el hecho de ver cómo hay un 68,20% de empresas españolas que no cuentan con NINGUNA mujer entre sus cargos funcionales.

Habría que buscar dónde radica el problema, teniendo en cuenta que es prácticamente imposible que se cumpla lo previsto en el art. 75 de la LOIEMH (Ley para la Igualdad) y también uno de los objetivos de las directas UE2020. Mientras la UE se esfuerza en comprometerse políticamente a colocar la dimensión de género a la cabeza de sus prioridades, las políticas de integración de los gobiernos de los países miembro, parece que no han hecho lo mismo. Y si lo han hecho, no está llegando al lugar donde parece que se están tomando las decisiones, como es el grueso de las empresas que siguen sin incorporar mujeres a sus órganos directivos.

Así las cosas, la democracia y los derechos humanos, están siendo vulnerados sin pudor y sigue sin llegarse a lo establecido legalmente. ¿Qué y quién está (o estamos) fallando?.



[1] file:///C:/Users/EQUIPO%204/Downloads/IGUALDAD%20VARIOS/mujeres_consejos%20informa%202014.pdf

domingo, 26 de enero de 2014

Fitur, ¿un modelo agotado?


He leído estos días varias reseñas sobre la repercusión empresarial de la Feria Internacional del Turismo de Madrid, FITUR, considerada hasta ahora como la tercera del mundo tras la de Berlín y la de Londres. Sin embargo, me ha llamado la atención que en algunos comentarios, la conclusión es que el modelo de feria que puede verse en FITUR está agotado y, lo que es peor, que no sirve para generar más riqueza en los destinos que se presentan o en las empresas que concurren a la muestra. 

Empresas que, por otra parte, cada vez ocupan menos espacios quedando pabellones vacíos y el resto los llenan administraciones públicas y sus representantes para hacerse las fotos, salir en los medios de sus respectivos lugares de origen y “vender” un sinfín de destinos, productos, fiestas o eventos, que son muestra de la gran variedad de posibilidades turísticas de los pueblos españoles. Variedad tan singularizada que, mucho me temo a la hora de convertirse en un auténtico “producto turístico” tenga dificultades para competir haciéndolo desde el inicio de su promoción entre iguales, sin que el mercado llegue a considerar sus ofertas como algo a tener en cuenta. Y éste es el problema. Si el mercado no acude, si la feria no sirve realmente para vender ¿de qué sirve estar presente? e incluso, tal cómo está concebida ¿sirve para algo?. No falta quién apunta que, al haber caído en picado el atractivo turístico de la ciudad en la que tiene lugar, Madrid, ésto ha provocado un desinterés en los empresarios por venir. 

Estos o parecidos planteamientos vienen dejándose caer desde hace años, y con criterios que me parecen lo suficientemente objetivos como para tenerlos en cuenta. Máxime cuando, si miramos a nuestro alrededor, la mayor parte de los expositores son costeados con dinero público y llevan a una especie de lucha titánica por ver quién sale con más famosos en las fotos. 


Y no digamos por parte de los visitantes. Si efectivamente lo que dicen los medios especializados es cierto, son ciudadanos de a pie quiénes visitan esta feria y a lo máximo que aspiran es a llevarse propaganda (bolsas, folletos, carteles) y a probar las exquisiteces gastronómicas que ofrecen los pabellones institucionales que pueden verse en FITUR. Tapeo gratis y colas para terminar con las bandejas y probar lo mucho y bueno que ofrecen nuestros anfitriones. 


Para colmo, dicen que la parte de las empresas, apenas ha ocupado un reducido espacio con su propia “flecha” para que los interesados no se pierdan y las visiten. Según cuentan algunos medios, precisamente son las empresas las que no tienen el mismo éxito que los mostradores con tapas, copas y regalos de nuestras espléndidas administraciones públicas presentes en la feria. 

De los diez pabellones que ocupa la feria del turismo, nueve están ocupados por administraciones públicas españolas o bien por gobiernos de otros países; cada visitante generará una media de 900 euros frente a los 3.700 de Berlín y Londres.


El primer diario europeo de información turística – Andalucía Turismo digital – decía en 2009: “Puede que las instituciones públicas se vean en el compromiso de ofrecer la mejor cara posible, pero al empresario lo que le interesa es la cuenta matemática de los beneficios que le aporta su presencia en Fitur. Y si la balanza no es positiva…”.


Otros siguen hablando del desfile de autoridades y que poca presencia de profesionales y esto ya se publicaba en 2005. 


En fin, les dejo algunos enlaces más, de los muchos que he encontrado, para que seamos lo suficientemente cautos y responsables como para saber qué hacer en el futuro con FITUR y sobre todo, cómo aprovechar estos eventos para que sirvan de atractivo al mercado, que es lo que cuenta finalmente.