sábado, 18 de marzo de 2017

#meninofilia - Las Meninas de Picasso, por Richard Hamilton

No deja de sorprender la variada interpretación de las Meninas, que además de ser una obra única e irrepetible, ha sido reelaborada y enaltecida con justicia. 


En los años 70, para celebrar el cumpleaños de Picasso se organizó un homenaje al pintor por llegar a ser nonagenario. El londinense Richard Hamilton (1922-2011), uno de los padres (o abuelos) del Pop Art, realizó una serie de dibujos para la carpeta de aquel Hommage à Picasso de 1973. Planteó como condición poder trabajar con el impresor de Picasso, Aldo Crommelynck. Así consiguió una estampa, que es la que hoy se deja caer por aquí, y que cumplía a la perfección los objetivos de Hamilton: "rendir tributo a Picasso y mostrar su admiración y devoción por Velázquez". 

Este Meninas de Picasso fue la reelaboración que Hamilton planteó del cuadro de Velázquez para felicitar al malagueño y lo hizo de manera "sui generis" pues como bien podemos ver "hizo cubista a la Infanta Margarita, el mastín se torna minotauro, el Infante que lo pisa es un arlequín y en el pecho de Picasso vemos la hoz y el martillo (Velázquez lucía la Cruz de Santiago). La estampa final agrupa todos los lenguajes y estilos de Picasso: cubismo, clasicismo, periodos azul y rosa, las máscaras africanas... ".

Así lo veía en un reportaje Natividad Pulido en ABC de marzo de 2010. Añadía aquella crónica sobre una exposición de Hamilton que tuvo lugar en el Museo del Prado y que me sirve para terminar este #meninofilia que despide el invierno: «Nunca pude soñar con exponer en el Prado; era para mí un sueño imposible; me siento como si estuviera entrando en la Historia», comenta orgulloso Hamilton. Siente veneración por el cuadro de Velázquez: «Nunca vi nada igual ni he vuelto a verlo. Me sentí sobrecogido la primera vez que lo vi y ya nunca me he desprendido de “Las Meninas”. Cada vez que lo contemplo la experiencia es nueva y más impresionante. Todo en este cuadro es preciso y definido; y la composición es apasionante. Me fascinan los interiores y éste es el gran interior de la Historia del Arte. Este cuadro es como una necesidad». 

"Hamilton, como Duchamp, como Picasso y como Goya, ha hecho con Las meninas lo que ha querido, saboreando su festín iconoclasta, sin dejar que ni un solo resquicio del cuadro de Velázquez se sustrajera a su metamorfosis", escribió Manuela Mena.

No hay comentarios: