domingo, 4 de diciembre de 2016

#4deDiciembre, Día de Andalucía


Paseando por la avenida del Gran Capitán, en Córdoba, contemplo algunas de las portadas que Diario Córdoba ha colocado a modo de exposición con motivo de su 75º aniversario. Llama la atención en la histórica cabecera que desde que comenzó a usar tinta de color, lo hace en rojo, que la portada del 6 de diciembre de 1977 aparezca con la impresión en verde. Es un homenaje a lo que pasó en Andalucía aquel 4 de diciembre de 1977 que hoy traigo a esta entrada.

39 años después, el 4 de diciembre sigue teniendo para mí unas connotaciones de marcada significación. Seguramente haberlo vivido en primera persona y en la etapa más sugerente del último cuarto del siglo XX, tienen un valor añadido. Y es lo que lleva a considerar con mayor carga de significación, recordando el valor de una fecha que quedó eclipsada por la del 28 de febrero.

Hablo de Andalucía, claro. Del sentimiento de la Autonomía conseguida con el tesón de un pueblo que la pidió desde la calle, desde la movilización y desde el sentimiento común de querer ser de primera. Hablo de una manifestación que sorprendió a propios y extraños y que motivó una convulsión política. Sobre todo en aquellos que no habían previsto que Andalucía, sería una de las nacionalidades históricas que reclamaría su sitio en el estado autonómico que estaba fraguándose.

Y el Pueblo Andaluz, ávido de libertades, necesitado de justicia y de reformas, no dudó en salir a nuestras calles y plazas. Lo hizo en grandes ciudades y también en pueblos pequeños. Lo hizo también en Madrid y sobre todo en Barcelona. No se escondió de aquellos últimos coletazos de un régimen agonizante ni de los peligros que entrañaba salir a la calle con banderas andaluzas, con símbolos prácticamente prohibidos y con el deseo de auto-gobierno para Andalucía. 


Sin las manifestaciones del 4 de diciembre, Andalucía no habría conseguido poner de manifiesto su sentimiento autonomista ni llegar al Pacto de Antequera para conseguir la pre-autonomía o luego llegar al 28-F para conseguir la autonomía plena del artículo 151 de la Constitución del 78. Sin aquella reivindicación de un Estatuto de Autonomía para Andalucía, el planteamiento del nacionalismo histórico o el concepto de estado autonómico, habrían sido distintos.

En medio de aquellas grandes masas de manifestantes, hubo un hecho trágico: la muerte de Manuel José Garcia Caparrós por un disparo de la policía armada, por intentar subir la bandera de Andalucía que el presidente de la diputación de Málaga había impedido colocar en el balcón. Una muerte que se convirtió en exponente de una reivindicación de la Andalucía real, la de la gente normal que se echó a la calle por Andalucía. La que hizo oficial una Andalucía en la que nadie quería fijarse.

Hoy es también domingo, como lo fue aquel 4 de diciembre de 1977, referente para la historia del pueblo andaluz que no debe olvidarse. Origen de nuestra plena autonomía y de una conciencia andaluza que, para muchos, representa el Día Nacional de Andalucía.

Una fecha que sigue más viva de lo que pueda parecer y que va recuperando su papel en el imaginario colectivo andaluz.

Feliz 4 de diciembre.

¡Viva Andalucía Libre!








@anrajimo

No hay comentarios: